lunes, 9 de marzo de 2015

Sintiéndome Baudelaire.



Ese día que casualmente caminando te vi se me congelo el alma. Una llama encendió mi pecho.
Viéndote sentí como mi corazón palpitaba lentamente diciendo tu nombre.
Como se derramaba mi sangre lentamente, helando mi cuerpo, dejando todo muerto, con el terrible miedo de amar nuevamente y con la impotencia de no poder arrancar este amor que solo trae llanto.
Al igual que a ti, cuantos corazones rotos habrás observado, cuantos restos de ternura, espinas de amor que adornan tu cuerpo conservando esa pasión reprimida.
Mis lágrimas hacen un rió de agua que llegarán a ti, buscando un alivio en tus latidos.
Nadie está consciente en que te encontré sin buscarte, de que te perdí sin quererte. Es entender que aunque la noche este triste, tu sabiduría nunca miente. Me sigues mirando fijamente,demostrando la magia de sentir sin saber que hay que levantarse al igual que tu, fuerte, con tus heridas, sin el agua que te da la vida. Porque aunque te derrumbes, serás capaz de repararte con la luz de tu alma, con la fe que te mantiene con vida cada día, aunque todo se nuble y hasta la esperanza dude.




Pobre camino,
¿Porque tan solo?
Blanco y luminoso, mágico y precioso
¿Porque tan solo?
Como un diamante en la oscuridad,
Valiente como ninguno, en medio de todo, brillando desde la nada,
Alumbrando con tu luz, hipnotizando sin quererlo,
eres místico como la noche, tan pequeño y tan significante.
Rodeado de naturaleza que no dice nada, que observa en silencio tus pensamientos en las noches,
Llorarás por un ciudadano que un buen día te abandonó,
Cuando empieza el día y te ven, te preparas para encontrarte con el pero llegas tu y el ya se fue.
Así es el destino, pobre camino, pobre osadía de aquellos que no han conocido tu mística belleza, tu magia encantadora, tu misterio hipnotizante.
Mientras yo te observo de noche y de día, ya no llores camino mío,
ojalá mis palabras alcancen a escucharse en tu cemento blanco,
porque yo se que llegará el día en que el sol te vea y se paralice ante tu endereza.
Y es de admirar que de tanto dolor soportado, tu luz no haya dejado de brillar en ningún momento,
Y con cada lágrima que derramas, nunca hayas dejado de mostrar un mundo que queda atrás de ti.





Es increíble la soledad que puedes llegar a sentir en medio de un mar de gente que pisa tu hermoso suelo día a día,
Algún día se que volverás a creer, con una sonrisa ajena aprenderás a soñar, pero hoy
te sientes tan pequeña en un mundo tan grande, y en sus mundos, tu no eres nadie.
Te sientes morir, te duele tanto el corazón que no hay manera,
No hay manera de avanzar dando el ilustre paisaje acostumbrado, a miles de almas que no valoran tu luz,
Cada golpe sufrido tendrán un sentido para ti,
porque yo volveré a recorrer el mismo camino
si fuera para llegar a ti.


Te dejaron con la maleta llena y la sonrisa vacía,
con tus ramas empapadas en llanto y tu corazón secándose en pedazos.
Algo me incita a ir hacía a ti, es verdad que nada sería lo mismo sin ti.
Entiendo porque llegaste, pero no porque intentan alejarte,
tan solo miro tu retrato para entender lo que a la humanidad le está pasando.

¿Dónde irán tus hermosas hojas? ¿Quien alegrará mis profundas caminatas?
Me dejas con el alma confundida y la mirada perdida.
Vives sonriendo cada día,
con tristeza contenida.
No es que quiera que vuelvas a mi,
pero es verdad que no puedo vivir sin ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada